Contratar un cuidador de personas mayores

Cómo contratar a un cuidador de personas mayores

En la sociedad española actual hay más personas mayores que jóvenes. Y muchas de esas personas mayores necesitan cuidados que no pueden obtener de parientes cercanos. Es aquí cuando se considera cómo contratar a un cuidador de personas mayores. Antes de poder hacerlo, hay algunos aspectos legales que debemos tener en cuenta. En este artículo te contamos todo lo que necesitas saber para solicitar la ayuda de un cuidador.

Formalizar y dar de alta la relación laboral: como contratar a un cuidador de personas mayores

Es importante saber que la legislación nos obliga a formalizar legalmente la relación que establezcamos con el cuidador de personas mayores.

Para hacerlo se redacta un contrato por escrito, siempre que la duración sea superior a cuatro semanas, donde se establezcan los siguientes datos:

  • La retribución económica que tendrá la actividad llevada a cabo por el cuidador.
  • La duración de la relación laboral y cuáles serán los horarios de las jornadas.
  • Listado con las tareas principales que el cuidador de personas mayores debe desarrollar.
  • Especificar si hay régimen de pernoctas y cuáles son.

Para poder desarrollar este contrato, hay algunas cuestiones que debemos tener en cuenta y que son reguladas legalmente:

  • La jornada de trabajo que establezcamos con la cuidadora de personas mayores o cuidador no puede superar las 40 horas semanales de trabajo efectivo.
  • Entre una jornada y otra debe haber un descanso de un mínimo de 12 horas en el caso de los cuidadores externos y de 10 en el caso de los cuidadores de personas mayores internos.
  • Una persona dedicada al cuidado de una persona mayor debe tener un descanso de 2 horas diarias y un total de 36 horas de descanso seguidas en algún momento de la semana. (1 día y medio libre)

El contrato deberá firmarse por duplicado varias veces y se deberá presentar ante las administraciones correspondientes para que esté correctamente formalizado.

Cómo terminar el contrato laboral

Al contratar a un cuidador de personas mayores estableciendo una relación regular y formalizada legalmente, tienes varias opciones para cesar la misma. Según el convenio por el que se rige este colectivo profesional, hay tres supuestos por los que puede deshacer la relación laboral.

El despido disciplinario es uno de ellos. Se puede realizar al producirse una falta grave por parte del cuidador. Éste se debe notificar mediante un documento escrito siguiendo las pautas establecidas en el Estatuto de Trabajadores. En el escrito debe quedar muy claro cuál es el motivo o los motivos de la decisión.

Otra forma de terminar el contrato laboral es mediante desistimiento del empleador, lo que significa que éste quiere poner fin a la relación sin alegar ninguna causa. También se debe notificar por escrito.

La finalización del contrato por mutuo acuerdo es otra de las opciones que tenemos. Se entiende aquí que ambas partes están de acuerdo con la decisión.

Estas son las maneras más conocidas de proceder a la finalización de un contrato, pero en el artículo 49 del Estatuto del Trabajador existen otros supuestos en los que se puede terminar la relación laboral y que puedes consultar si estás interesado.

¿Qué sucede si no doy de alta la relación laboral?

Hay personas que por ahorrar costes o por evitar la realización de papeleo se arriesgan a mantener la relación laboral con el cuidado de personas mayores de manera clandestina. Esto es un error por muchas razones.

  • Si la persona encargada del cuidado del o de la anciana comete una negligencia no tendremos nada legal a lo que agarrarnos para reclamar.
  • La otra persona está obligada a declarar sus ingresos y al trabajar de manera irregular facilitamos que también pueda ser sancionada gravemente.
  • Tener la relación laboral formalizada nos proporcionará justificantes para cualquier trámite que deseemos realizar como solicitar una subvención.

Por otro lado, están las consecuencias legales que tampoco hay que pasar por alto. No contratar a un cuidador de personas mayores puede llegar a acarrear multas de hasta 15.000€. Esto empeora muchísimo cuando finalmente ocurre la desgracia en casa: un accidente.

¿Qué legislación regula el trabajo de los cuidadores de personas mayores?

Después de la aprobación del Real Decreto-Ley 29/2012 en el que se recogen las medidas para la mejora y protección social en el Sistema Especial para Empleados del Hogar, los cuidadores de personas mayores pasaron a formar parte de este convenio y a ampararse bajo su normativa.