¿Qué es la hipersomnia?

¿Qué es la hipersomnia? Síntomas y consejos para afrontarla

Con la vejez muchas cosas cambian, el ritmo de la vida es otro, sea por salud, actividades que ya no se realizan, o por la propia edad que se impone. Todo se va transformando, y los ciclos del sueño no escapan de esto. Los trastorno del sueño en ancianos son algo bastante común, pero no por eso se les debe restar importancia.

La hipersomnia, ese sueño diurno excesivo no es algo normal, y aunque una siesta durante la tarde repone energías, dormir horas y horas o estar somnoliento durante todo el día, puede representar un problema que imposibilita llevar una vida normal, activa y saludable de acuerdo al estado de la persona.

Identificar el problema y tratarlo a tiempo es clave. Conoce qué es, sus síntomas y algunos consejos para quienes padecen este trastorno.

¿Qué es la hipersomnia?

Contraria al insomnio, se trata de un trastorno del sueño caracterizado por sueño nocturno que se puede alargar por más de 10 horas, sueño diurno extendido, o también con somnolencia extendida durante el día sin ningún motivo aparente. La hipersomnia facilita la conciliación del sueño, en escenarios donde la mayoría no podría hacerlo.

Una persona con hipersomnia puede quedarse dormido en cualquier momento y lugar, pudiendo provocar situaciones de peligro, limitación de funciones, retrasar el instinto de reacción, e incluso representar una baja en el rendimiento intelectual. Y aunque se asocia con las personas mayores, realmente es una condición que puede aparecer en cualquier etapa de la vida, sin distingos de edad o sexo. 

Y es que, no se trata de un trastorno de la vejez, aunque muchas personas mayores no duermen bien o suficiente en la noche, y sea normal que tengan cansancio o duerman algunas siestas cortas durante el día. La hipersomnia es una condición con características diferentes. 

¿Qué la causa?

El sueño es una necesidad biológica, algo necesario para mantener un buen estado de salud, sin embargo, como todo, el exceso no es recomendado. ¿Qué causa que una persona supere las horas de sueño recomendadas sin motivo aparente? 

Son diversas las causas que pueden provocar este trastorno, las primeras son enfermedades neurológicas o sistémicas, y la ingesta de fármacos que puedan alterar los ciclos de sueño y vigilia. Si estos son los causantes, la hipersomnia es secundaria, y se trata de acuerdo al causante. Sin embargo, cuando es la enfermedad primaria, se trata de una enfermedad del sueño que suele empezar en la juventud o en adultos jóvenes, pero que puede resultar mucho más evidente en la vejez.

Síntomas habituales de la hipersomnia

Para determinar que la somnolencia excesiva durante el día no es producto de alguna enfermedad o medicamento los síntomas comunes son:

  • Somnolencia excesiva no asociada al descanso nocturno, es decir, que se debe analizar la frecuencia con la que se padece y la intensidad. El mismo paciente, sus cuidadores o familiares pueden determinar si es algo normal, por malas noches de sueño o es algo anormal.
  • Pérdida de apetito, lo único que se quiere es dormir, se pierde el apetito y las ganas naturales de consumir alimentos.
  • Cansancio y agotamiento extremo.
  • Cambios en el estado de ánimo y comportamiento habitual.
  • Dificultad para despertarse durante las mañanas.

Una buena forma de determinar si la somnolencia es anormal, es presentar diferentes escenarios, y que la persona determine cuán alta es la posibilidad de quedarse dormido en ellos. Por ejemplo:

¿Cuál es la probabilidad (ligera, media, alta) de quedarse dormido en las siguientes situaciones?

  • En medio de una lectura tranquila en casa.
  • Al estar viendo televisión.
  • Sentado descansando en un banco en una plaza o parque.
  • Sentado tranquilo después de la comida.
  • En un viaje corto en el transporte público.

Responder que la probabilidad es alta en la mayoría de las situaciones expuestas, sin que se haya pasado una noche de sueño interrumpido anormal, es una señal de que algo pasa y que se debe evaluar. 

¿Qué es la hipersomnia? Síntomas y consejos para afrontarla

Consejos para tratar el cansancio excesivo y la somnolencia diurna

No podemos hablar de un tratamiento cuando se padece de hipersomnia u otra enfermedad, y es que, el médico tratante es quien evaluará su nivel para determinar el tratamiento que muchas veces incluyen fármacos. A pesar de ello, la higiene del sueño siempre es un elemento indicado cuando se trata de condiciones que trastornan los ciclos del sueño.

El principal objetivo de estos consejos, es que la persona permanezca el mayor tiempo posible despierta durante el día, sin somnolencia, para mejorar su calidad de vida en todo sentido, y no sea un preso del sueño.

En Auxiliatus apostamos siempre a que cuidadores y familiares puedan tener una una comunicación abierta que propicie la detección temprana de trastornos y enfermedades, así como su prevención, y de este modo, que los tratamientos farmacológicos no sean la única alternativa. 

Para ello, en el caso de la somnolencia extrema recomendamos propiciar y mantener hábitos diarios como:

  • Establecer un horario de sueño, tanto para dormir como para despertar. Este horario idealmente debe ser de 8 horas, un adulto mayor no debe dormir más de 10 horas.
  • Si se está habituado a las siestas durante el día, solo debe ser una y que no supere los 45 minutos. Este tiempo es más que suficiente para reponer energías, y el justo para no dificultar la conciliación del sueño nocturno.
  • Limitar la toma de cafeína, y si se consume, que sea distanciado al menos 6 horas de del horario para dormir.
  • Consumir cenas ligeras, no picantes, no pesadas, grasas o azucaradas durante la noche.
  • Hacer de la habitación para dormir de un lugar cómodo y confortable, con una temperatura adecuada, ventilación, alejada de ruidos que puedan interrumpir el sueño y poco iluminada durante la noche. 

Todo lo anterior se debe completar con una rutina de actividades adecuada durante el día, con descansos apropiados para garantizar una mejor calidad del sueño.