¿Por qué se pierde la vista con la edad?

¿Por qué se pierde la vista con la edad?

Los problemas de la vista son un hecho inevitable del envejecimiento. El deterioro de este importante sentido comienza en edades diferentes, pero lo cierto es que a partir de la 3ra edad se perciben deficiencias en la vista. Estas pueden llegar a ser molestas, sin afectar la autonomía del abuelo. Pero en otros casos son el inicio de enfermedades que llevan a la pérdida total de la visión. 

A fin de proveerle un cuidado adecuado a los mayores, es necesario comprender los cambios físicos por los que atraviesan con la edad y comprender cuáles son sus posibles limitaciones.

Motivos de los problemas de la vista en personas mayores

Cuando una persona alcanza la 3ra edad el cristalino dentro del ojo va disminuyendo su flexibilidad y ya no puede incrementar de la misma forma su grosor. Por lo tanto, la capacidad para enfocar objetos a corta distancia se va reduciendo. 

Esta es una de las condiciones más comunes en los abuelos y se conoce con el nombre de presbicia. No llega a tornarse en una afección peligrosa, siempre que la persona cuente con gafas especiales para identificar los objetos que tiene cerca y leer. 

También, los ojos al envejecer van adelgazando su conjuntiva y van adquiriendo un tono azulado porque la esclerótica se va haciendo más transparente. Con la reducción de las células mucosas en la conjuntiva, hay menos presencia de lágrimas. Por ello, los adultos mayores experimentan xeroftalmia o sequedad ocular. 

Otros problemas de la vista provienen de la pérdida de fuerza en los músculos que abren y cierran los párpados. El propio efecto de la gravedad y la disminución del tono muscular hace que el párpado inferior caiga alejándose del ojo. En ocasiones, el párpado puede doblarse hacia adentro y las pestañas rozan con el globo ocular. Los párpados superiores también pueden sufrir de laxitud. 

En los abuelos las pupilas son más débiles y se hacen más pequeñas, por lo que reaccionan con lentitud a la luz y lo mismo ocurre al dilatarse en entornos de oscuridad. Una persona de 3ra edad no percibe la misma cantidad de brillo y puede sentirse deslumbrada al salir a exteriores o con las luces nocturnas. El cambio de un ambiente poco iluminado a otro con mucha luz y viceversa, es más complicado. 

Enfermedades y pérdida de la vista en abuelo

Existe una realidad adicional para los abuelos, y es que la degeneración macular, las enfermedades de la retina, cataratas y otros problemas se vuelven más frecuentes con el envejecimiento. Por ejemplo:

Glaucoma 

Una de las causas principales de la pérdida de la vista a partir de los 60 años. Se genera por una elevación de la presión en el ojo por acumulación de líquido, afectando al nervio óptico. Es común que afecte ambos ojos, pero no de modo simultáneo. El único modo de prevenir la ceguera total es con exámenes periódicos. El glaucoma no es doloroso.

Degeneración macular

Perjudica la mácula que se encuentra en el centro de la retina, esta parte del ojo controla la visión frontal y la percepción de los colores. Esta degeneración por envejecimiento provoca visión borrosa y pérdida de la visión. 

Cataratas 

Afecta el cristalino por una descomposición de las proteínas, lo que se acentúa con la edad. Los mayores con diabetes, que han pasado mucho tiempo expuestos a luz solar o que toman corticosteroides tienen más riesgo de sufrir esta enfermedad. Las cataratas se manifiestan con una visión nublada o borrosa. De presentarse, la mejor alternativa es la intervención quirúrgica para el reemplazo del cristalino por uno artificial. 

Retinopatía diabética 

En los mayores con diabetes tipo 1 o 2, la acumulación de glucosa deteriora los vasos sanguíneos en la retina, los cuales al hincharse filtran sangre y otros líquidos, provocando problemas de la vista. La retinopatía diabética causa visión borrosa, nubladas o con puntos negros. Con el paso del tiempo, este padecimiento se va agravando con áreas totalmente vacías de visión o pérdida de la vista.  

Desprendimiento de la retina 

Se caracteriza por una separación de la retina de su soporte en el área posterior del ojo. Al envejecer el líquido de textura gelatinosa del ojo se va encogiendo provocando el desprendimiento. Esta enfermedad es dolorosa y de no atenderse a tiempo produce pérdida de la vista. 

Enfermedades y pérdida de la vista en abuelos

Las visitas regulares al oftalmólogo, usar gafas acordes a la condición visual y mantener bajo control otras enfermedades preexistentes son acciones que repercuten de manera positiva en la salud visual de los mayores. Del mismo modo, contar con la asistencia de un cuidador profesional que pueda favorecer la autonomía y adaptación del espacio del abuelo ante una posible pérdida de la vista. 

La ayuda de un especialista en la atención de personas de la 3ra edad mejora la calidad de vida y favorece la tranquilidad familiar. En Auxiliatus disponemos de un registro de profesionales certificados