segunda ola del Covid-19

¿Cómo enfrentar la segunda ola del Covid-19?

El Covid-19 sigue presente, luego de una breve calma, la segunda ola de contagios ha comenzado a aparecer, y con ella el temor por la salud y bienestar de todos, en especial, de los grupos más vulnerables, entre los que se encuentran los adultos mayores de 60 años. La posibilidad de un nuevo confinamiento generalizado, la incertidumbre de si esta ola será como la anterior en cuanto a contagios y muertes causa angustia y ansiedad.

Sin embargo, ahora conocemos mucho más del virus que antes, hemos poco a poco adoptado medidas preventivas que se han vuelto parte de la vida diaria. Además, los centros hospitalarios se encuentran mejor preparador, con más equipos. Y aunque la salida de esto aun es lejana, mientras no se cuente con una vacuna aprobada para toda la población, es necesario afrontar la situación de la mejor manera para que nuestros mayores, y todos en general, estemos a salvo.

 ¿Qué problemas genera esta segunda ola de contagios?

La llegada de la pandemia sorprendió a todos, y dejo a la mayoría en casa, suspendiendo trabajos, actividades de socio y rutinas. También mostró la vulnerabilidad de ciertos grupos, y también la poca preparación de diversas instituciones.

Para las personas mayores, el grupo más vulnerable, afectó directamente su bienestar físico, mental y emocional. Y esta segunda ola saca de nuevo a relucir los miedos y la ansiedad tanto para los mayores como para sus familias. Y es que, si bien, nada mejor que estar en casa bajo resguardo, compaginar la vida, el trabajo, casa y cuidado de una persona mayor es una tarea que difícilmente pueda manejarse por largo tiempo.

Los centros de día continúan cerrados, las residencias de ancianos mostraron ser lugares que no pudieron prevenir los contagios generalizados, que la persona viva sola en casa no es una opción, y mientras las tareas cotidianas se retoman paulatinamente, la necesidad de una forma segura de cuidar a los mayores se hace apremiante.

Por esto, antes de llegar al pico más alto de esta nueva oleada de contagios, recomendamos evaluar la opción de contratar a un cuidador a domicilio, hacerlo con tiempo para evaluar como resulta la dinámica y adaptar tanto a la persona mayor como a la familia a este profesional cuya única función es acompañar, cuidar y asistir a una persona vulnerable ante la situación actual, tratando de que su calidad de vida no se vea afectada.

Miedos y dudas entre los familiares

No cabe duda de que las personas mayores vivieron meses muy intensos, de cambios e incertidumbre los primeros meses del año. Pero sus familiares también. Y es que, sea que la persona mayor viviera en casa, en una residencia o que viviera solo en su propio hogar, la restricción de movilidad (que nuevamente está latente) supuso grandes retos para todos.

Ahora, luego de la breve calma, los miedos vuelven a la palestra, especialmente por la experiencia de lo vivido.

Son muchas las familias que decidieron llevar a casa a sus familiares mayores y así poder estar en compañía y bajo resguardo, sin embargo, la mayoría no cuenta con experiencia para el cuidado y asistencia lo que representa una dificultad. Muchos se sienten abrumados ya que no pueden dedicar tiempo a su familiar y poder cumplir con obligaciones laborales.

Algo que hemos visto en repetidas ocasiones es que:

  • Se desconoce el coste económico que representa contratar a un cuidador de mayores a domicilio.
  • No saben dónde o cómo se puede ubicar un profesional capacitado para la asistencia.
  • Desconocen las diversas opciones de servicios de asistencia con las que se cuentan actual.
Cuidado de personas mayores

¿Contratar a un cuidador de personas mayores o no?

Esta es una decisión completamente personal, adaptada a cada caso y que depende tanto a la familia como de quien recibirá el cuidado.

Sin embargo, tomando la experiencia anterior, lo mejor para una persona mayor o dependente es estar en su propio hogar, no hay espacio más seguro y confortable para el que su casa, siempre que cuente con garantías claras que le permiten tener atención y seguridad.

Son muchas las familias que han decido hacerse cargo del cuidado de sus mayores, y es algo admirable, pero la poca experiencia, y compaginarlo con la rutina habitual de alguien que debe trabajar, cuidar casa o hijos es algo difícil de sostener.

Si lo que quiere es brindar cuidado a su ser querido, la mejor decisión es la contratación de un servicio de asistencia a domicilio, hay muchas modalidades que se ajustan a cada realidad y necesidad. En Auxiliatus encontrarás una amplia cartera de personas con conocimientos, disposición y experiencia para afrontar el cuidado de una persona mayor o dependiente con las mejores garantías.

Ahora no se trata de tomar la decisión, se trata de hacerlo a tiempo.