Cómo levantar a las personas mayores desde el suelo, cama y sillas

Cómo levantar a las personas mayores desde el suelo, cama y sillas

Pararse, sentarse y caminar son actividades cotidianas que pueden costarles, en mayor o menor proporción, a muchos de nuestros abuelos y abuelas. La situación se complica en personas de avanzada edad con dependencia o que presentan alguna discapacidad. 

Como cuidador profesional o familiar de personas de edad avanzada debemos conocer las técnicas correctas para ayudarlos a levantar del suelo y también de la cama o de la silla, con total seguridad. 

Es importante que en la asistencia y cuidado de mayores prestemos atención a estos movimientos. Así evitaremos también lesionarnos o caernos con la persona a la que estamos asistiendo.

¿Cómo levantar del suelo a una persona mayor?

Las caídas en los adultos mayores pueden dejarlos inmovilizados en el suelo hasta que algún familiar o cuidador interno acuda a socorrerlos. Si a pesar de la prevención y cuidados esto llega a ocurrir ¿cuál es la manera correcta de levantar a las personas mayores desde el suelo? 

Sigue este procedimiento:

  1. Antes de levantar a la persona mayor, verifica que no exista alguna lesión que pueda empeorar al movilizarlo. De existir dolor, llama al servicio de atención de emergencias. 
  2. Si no hay lesiones ni dolor, hay que ayudar al paciente mayor a que se siente. Deben esperarse unos segundos para prevenir mareos.
  3. Acerca el caminador o una silla y úsalo como apoyo para evitar que el adulto mayor se caiga de espaldas.
  4. Ubica tus pies a los lados de la cadera de la persona mayor. Uno de los pies debe estar más adelantado que el otro. Normalmente, este pie es el que corresponde a tu pierna más fuerte.
  5. Dobla tus rodillas y posiciona tus manos alrededor de la cintura del abuelo para agarrarlo mejor.
  6. Ve estirando las rodillas y empieza a levantar al adulto mayor. Haz fuerza con los músculos de tus piernas, no con la espalda.
  7. Trata de mantener la alineación de tu postura hasta que la persona pueda levantarse completamente. 

¿Qué hacer en casos de movilidad reducida?

En caso que la persona que se cayó presenta algún tipo de movilidad reducida que le impida usar sus piernas, es necesario que cuentes con algunos mecanismos de ayuda. Algunos de ellos son los colchones de aire, que se puedan inflar con facilidad, o las sillas de levantamiento, los mecanismos para evacuación o las grúas de transferencia.

En pacientes de avanzada edad con movilidad reducida, al momento de moverlos de un sitio a otro debes colocarte siempre muy cerca para que se apoye en ti. 

Aplica estas estrategias:

  • Asegúrate de colocar siempre tus piernas separadas y en una posición segura y estable al ayudar al paciente a moverse.
  • Lleva siempre zapatos con soporte, sin trenzas. Colócale unos zapatos antideslizantes al mayor. Esto evitará que sus pies se deslicen al intentar moverlo de una silla o cama.
  • No gires la espalda. Al doblar la columna pierdes fuerza. En cambio, mantente siempre con una postura alineada con respecto a la persona mayor.
  • De preferencia, llama a otra persona para que te ayude. Conserva tu cabeza y el cuello en una misma línea para evitar que te lesiones.
  • Coloca un cinturón especial para ayudar a levantar al mayor.

¿Cómo mover a un mayor de la cama a una silla?

Mantén una actitud calmada y alegre. Esto es importante para darles mayor seguridad a nuestros abuelos si los vamos a ayudar a moverse desde la cama hasta una silla, sea de ruedas o no. 

A continuación, explícale en tono cariñoso qué harás. Invítalo a que coopere tratando de sujetarse o de ayudar con sus movimientos. Sigue a continuación estas pautas recomendadas por la Cruz Roja Española.

  1. Acércate con tranquilidad a la cama del paciente.
  2. Verifica que los mecanismos de apoyo a usar son seguros y no se romperán o moverán. Por ejemplo, que la silla no se volteará al apoyarse de un solo lado o que se mueva y haga perder el equilibrio.
  3. Solicita al paciente mayor dependiente que se coloque boca arriba o ayúdalo.
  4. Haz que se coloque lo más cerca del borde por donde lo ayudaremos a levantarse.
  5. Ayuda a la persona mayor a que se siente en el borde la cama. Si la cama tiene cabecera articulada esta parte será mucho más fácil.
  6. Sitúa una mano en la espalda y la otra debajo de las rodillas. Deja que los brazos del paciente queden libres para apoyarse o sujetarse mejor.
  7. Coloca el calzado de la persona dependiente y verifica que estén bien sujetos y no se saldrán de su sitio.
  8. Colócate frente al abuelo o abuela con tus pies separados, rodillas flexionadas suavemente y la espalda recta. 
  9. Mueve uno de tus pies para que esté dirigido hacia la silla. Con la pierna contraria, evita que la pierna y el pie del mayor dependiente quede sin contención o se vaya de lado.
  10. Rodea con tus brazos el pecho del paciente y sujétalo por la espalda. Ahora tu cuerpo debería servir de contrapeso, por lo que bastará que eleves tus piernas para que la persona pueda levantarse de la cama hacia la silla. 
  11. Pídele al adulto mayor que se sujete al borde la cama y al brazo de la silla.
  12. Terminamos haciendo una suave tracción, ayudándonos con un giro de caderas y de nuestro pie y la pierna que va en dirección a la silla. Usa la pierna contraria para ayudar en el empuje y hacer que la persona se siente.

Durante todo el proceso es importante que mantengas la espalda recta, el cuerpo hacia atrás y las rodillas suavemente flexionadas.

Qué evaluar para elegir a un cuidador de ancianos

¿Cómo ayudar a levantarse de la silla?

Para mover a una persona mayor desde una silla normal o una silla de ruedas, debes primero indicarle que necesitas su ayuda. Ten en cuenta esta secuencia:

  1. Pídele que trate de impulsarse hacia arriba desde los apoyabrazos. 
  2. Como cuidador profesional, colócate enfrente y pon tus manos sobre sus hombros. 
  3. Separa tus pies, flexiona tus rodillas y asegúrate de que la espalda esté siempre recta. 
  4. Rodea su cintura con tus brazos y une tus manos en su espalda. 
  5. A la cuenta de 1, 2, 3, ayúdalo a levantarse.

Si el paciente mayor tiene poca movilidad, movilidad reducida o debilidad muscular, es más conveniente que uses grúas móviles o sistemas que faciliten el levantamiento. 

Por último, recuerda que es muy frecuente que las personas mayores sientan temor de perder el equilibrio y de caerse. Aún en los abuelos y abuelas más activos, esto es un riesgo latente y algo sobre lo que debemos estar prevenidos.